Ver paquetes turísticos

UBICACIÓN

Las más importantes de sus dieciocho playas son:
Bombinhas, Bombas, 4 Ilhas, Mariscal, Canto Grande y Zimbros. 

"

Rodeada por cerros, mar y mucho verde, además de la práctica de todo tipo de deportes acuáticos (surf, navegación, natación, etc.), en Bombinhas podrá pasear en barco o en bicicleta, pescar (garoupa, badejo, espada, etc.) y caminar por senderos naturales durante las cuatro estaciones del año.

A 1300 km de Montevideo, entre Florianópolis y Camboriú, se encuentra el municipio de Bombinhas en la península de Porto Belo.

Las tranquilas aguas de sus bahías esconden muchas leyendas y fueron refugio de piratas ingleses y holandeses entre los siglos XVII y XIX.

Playa Bombas
 

A su lado, Bombas de aguas limpias y olas, adecuada para el surf y para caminar a orillas del mar o en senderos que atraviesan la mata atlántica, con "cachoeiras" (cascadas) y gran variedad de plantas y aves.

¡Contactanos y conocé más información!

© woOw! - Todos los derechos reservados

Bombinhas

Guía de Destinos

"

ATRACTIVOS

Buceo
 

Bombinhas es muy concurrida durante todo el año por amantes del buceo, y en los meses de mayo a julio algunas de sus playas se cierran para permitir la pesca de la tainha, un típico pez de la zona que en esa época viene a reproducirse.

El buceo es el deporte por excelencia en esta ciudad y existen numerosas escuelas para aprenderlo. Uno de los lugares más interesantes para bucear es el mar de Galé, donde se puede ver una embarcación hundida en 1957. Alberga además la Reserva Biológica del Arvoredo, formada por las islas Galé, Desierta, Arvoredo y Guijarro de São Pedro.

Playa Bombinhas
 

Sede del Municipio, es la más popular. Bahía de arena blanca, sol, agua cálida y transparente, caracterísicas que hacen del baño de mar y del snorkeling sus mayores atractivos.

Más playas
 

La playa de 4 Ilhas presenta las mejores olas de la península para los surfistas. Mariscal, un poco ventosa, es la más extensa. Canto Grande y Zimbros forman parte de una gran bahía de aguas calmas y protegidas, en la que aún hoy habitan muchos pescadores.